Cartel de bodegas Habla que nos invita desde la autovía

El lunes, volvía de Toro de pasar un buen fin de semana de trabajo por allí, pero con la pena de no haber disfrutado mucho de los vinos de la zona, a los que admiro especialmente, y a los que conozco en profundidad. Pues sumido en este pensamiento y observando el paisaje (viajaba en coche), de repente se cruzó en mi visión un enorme cartel, con la palabra HABLA en su interior. Rápidamente me di cuenta de que era la bodega que lleva dicho nombre, y de la que siempre tengo noticias confrontadas respecto a su calidad,  su afianzamiento y su situación (Opino que hablamos demasiado sin saber bien de qué). Así que rápidamente, busqué una salida en la carretera para visitarla para saciar mis ganas y mi curiosidad. No fue la primera, esa ya la había pasado, pero continué hasta la siguiente,  di la vuelta y me dirigí hacia ella.  Me identifiqué con la intención de hacer una visita, catar sus vinos y escribir un post sobre estos. Me recibió Victoria, una chica la mar de simpática, que me explicó amablemente que no podía visitar la bodega, ya que se hacían bajo reserva, y que les gustaba hacer las cosas lo mejor posible y que sin previo aviso, no era posible. Ante mi pena, tuvo el detalle de invitarme a una amplia visita otro día, previa reserva, a la que aseguro asistir, y de darme tres botellas para que los catase. Los vinos fueron Habla del silencio 2013, Habla Nº11 y Habla nº 12 (según me dijo, recién salidos al mercado).

Ayer mismo con unos amigos, entendidos de la materia, estuvimos catando el Habla del silencio, vino que ya había catado con anterioridad pero de otras añadas. Y la verdad, este 2013, fue más muy de mi agrado. Me sorprendió gratamente, siendo un vino con mucha estructura, en la que la barrica estando medianamente presente, no es óbice para disfrutar de una fruta madura larga y compleja tanto en nariz como en boca. Finalmente queda un recuerdo mineral que sorprende y da al vino un toque especial, interesante tanto para personas entendidas como para iniciados. Por ahora no hablaré más de esta bodega, ya que estoy seguro de que la visitaré en breve y escribiré algo más interesante. Aunque aún me quedan por catar el numero 11 y 12…no se si me resisitiré. Comentar que a continuación de esta botella, pasamos a tomar un habitual (del que no hablaré), que nos gusta mucho, y aunque esté feo comparar, supo a poco tras el primero…así que,  decir que de momento, encantado :).

Os dejo las fichas de los tres

Salud!